lunes, 28 de noviembre de 2011

Desahucio: “arma que favorece al empleador”

Publicado por Listin Diario

Economía y Negocios

28 Noviembre 2011



RECURSOS HUMANOS
Desahucio: “arma que favorece al empleador”

SINDICALISTAS CREEN QUE ESTE RECURSO SE USA ABUSIVAMENTE

Desahucio. El empleador que ejerce este derecho debe pagar al trabajador un auxilio de cesantía.
Amílcar Nivar
amilcar.nivar@listindiario.com
Santo Domingo
Una de las armas más efectiva que usa el empleador contra el trabajador es el desahucio, porque, aunque el Código de Trabajo ofrece este derecho tanto para el patrón como para el empleado, el jefe es quien mayormente decide ponerle fin al contrato laboral sin alegar causas cada vez que lo estima conveniente.
Así lo consideró el presidente de la Confederación Nacional de Unidad Sindical (CNUS), Rafael Abreu, quien entiende que esa decisión de poner fin al trabajo, sin causas que lo justifiquen, provoca cierto nivel de angustia en el trabajador, debido a que muchas veces queda sin empleo en el momento que menos se lo espera y cuando más lo necesita.
El desahucio ha sido utilizado para afectar la libertad sindical en muchas empresas en las que grupos de trabajadores han decidido formar un sindicato para defender los derechos individuales y colectivos de los empleados, así lo consideró Juan Carti Moreta, quien es un experto de derechos laborales y ha estado al frente de estos tipos de casos.
“Ponerle fin al trabajo sin causas que lo justifiquen provoca cierto nivel de angustia al trabajador”
Rafael Abreu, presidente de la CNUS
Expresó que, como abogado, ha manejado denuncias de empleados que luego de notificar la formación de un sindicato han sido cancelados a través de la figura del desahucio que le permite al empleador terminar el contrato de trabajo sin justificaciones.
“Lo que han hecho algunas empresas es que simulan no conocer la formación del sindicato y entregan la carta de desahucio dos o tres horas después de tener la notificación de la creación del sindicato”, djio.
Mientras que Abreu explicó que los empleadores han planteado, en muchas ocasiones, una modificación al Código Laboral, pero que nunca hablan de modificar la parte que tiene que ver con el desahucio porque a través del mismo ellos pueden cancelar a cualquier empleado que no sea dirigente sindical ni mujeres embarazadas sin alegar ningún tipo de causas.
“Los empresarios quisieran una modificación del Código, pero no que se elimine el derecho a desahucio, sino las responsabilidades que conlleva el desahucio para no tener que pagar las prestaciones”, dijo.
Manifestó que los empresarios que utilizan el derecho al desahucio por lo general cumplen con el pago de las prestaciones laborales, según explicó Abreu, debido a que ellos tienen conocimiento de que si no lo pagan en un plazo no mayor de diez días, cada día que pase a partir del perído establecido tienen que pagarlo de manera adicional.
Carti Morteta destacó que los casos más comunes de empresas que se han negado a pagar el las prestaciones por concepto de desahucio ha sido porque los encargados de departamentos de recursos humanos han desahuciado a los empleados sin que los dueños conozcan las penalidades que conlleva la utilización de este recurso.
CNTD
El presidente de la Confederación Nacional de Trabajadores Dominicanos (CNTD), Jacobo Ramos, consideró que el desahucio es una prerrogativa que tienen los empresarios a través del Código Laboral que la utilizan de manera abusiva en contra de los trabajadores.
Expresó que los empleadores utilizan la figura del desahucio para intimidar a los trabajadores cuando éstos les reclaman mejores condiciones laborales, incrementos salariales y cuando ven las intenciones de crear un sindicato.
“Nosotros hemos condenado el uso abusivo que los empresarios han dado al desahucio y hemos planteado que en una reforma al Código de Trabajo pueda eliminarse este recurso o que se establezcan elementos más claros, porque lo fundamental debe ser que si un empleado decide renunciar que se les reconozcan sus derechos a prestaciones”, precisó.
Indicó que con las actuales condiciones que expone el recurso de desahucio el empleador pone fin al contrato de trabajo de manera abusiva y en muchos casos con la complacencia de algunos inspectores del Ministerio de Trabajo.
Lo que dice el Código
El artículo 75 del Código de Trabajo establece que el Desahucio es el acto por el cual una de las partes, mediante aviso previo a la otra y sin alegar causa, ejerce el derecho de poner término a un contrato por tiempo indefinido.
El desahucio no surte efecto y el contrato por tiempo indefinido se mantiene vigente, si el empleador ejerce su derecho durante el tiempo en que ha garantizado al trabajador que utilizará sus servicios, conforme a lo dispuesto por el artículo 26, donde se indica que aunque exista un contrato por tiempo indefinido el empleador puede asegurar al trabajador que lo requerirá por un tiempo específico.
Así como cuando estén suspendidos los efectos del contrato de trabajo, si la suspensión tiene su causa en un hecho inherente a la persona del trabajador. Durante el período de las vacaciones del trabajador. En los casos previstos en los artículos 232 y 392 del Código de Trabajo.
(+)
PAGO DE CESANTÍA POR DESAHUCIO
El artículo 80 manifiesta que el empleador que ejerza el desahucio debe pagar al trabajador un auxilio de cesantía cuyo importe se fijará de acuerdo con las reglas siguientes: Después de un trabajo continuo no menor de tres meses ni mayor de seis, una suma igual a seis días de salario ordinario.
Luego de un trabajo continuo no menor de seis meses ni mayor de un año, una suma igual a trece días de salario ordinario. Después de un trabajo continuo hasta cinco años, una suma igual 21días de salario ordinario, por cada año de servicio prestado y después de un trabajo continuo no menor de cinco años, una suma igual a 23 días de salario ordinario, por cada año de servicio prestado.

viernes, 18 de noviembre de 2011

+ Consultas en Materia Laboral (diferencia entre despido y desahucio)

¿Cuál es la diferencia entre despido y desahucio?

Publicado por el periódico Hoy

14 Noviembre 2011, 11:57 PM
CONSULTORIO LABORAL
Escrito por: Dr. Carlos Hernández Contreras
Especialista en derecho laboral

¿Cuál es la diferencia entre despido y desahucio?

El despido es cuando el empleador le pone término al contrato atribuyéndole una falta grave o una violación a cualquiera de los 19 ordinales del Art. 88 del CT. Si empleador logra probar esa falta grave o violación a la ley, entonces no tiene que pagarle prestaciones laborales (auxilio de cesantía y preaviso) al empleado. En cambio, si el empleador no puede probar eso, o aun probándolo comete un error formal (no indica texto legal ni causa del despido en la carta; no comunica despido al MT en 48 horas), en tales casos queda obligado a pagar prestaciones laborales.

De otra parte, el desahucio lo puede ejercer tanto el empleador como el trabajador, y se define como el derecho que tiene el empleador o el trabajador de ponerle término a la relación, sin necesidad de alegar una falta cometida por la otra parte, a condición de que de un preaviso a la otra parte; y si no quiere dar el preaviso, entonces queda obligado a pagar el dinero equivalente al tiempo del preaviso que no trabajó (si el empleado fue quien ejerció el desahucio)o que no dejó que lo trabajara (si fue el empleador quien ejerció el desahucio).

En la práctica, cuando el trabajador es quien ejerce el desahucio, se dice que “renunció”. Es una expresión que no está en la ley, pero que ha sido reconocida por la jurisprudencia. En cambio, cuando el empleador es quien ejerce el desahucio, la gente suele decir “me cancelaron” o “me liquidaron”, e incluso suele decir “me despidieron” (aunque en tal “despido” le pagan prestaciones laborales).

Mientras en el despido existe la posibilidad de no pagar prestaciones laborales (si el empleador logra que un tribunal lo reconozca como “despido justificado”) en el desahucio ejercido por el empleador, siempre éste queda obligado a pagar las prestaciones en un plazo de 10 días.

Si el empleado es quien ejerce el desahucio (o sea, renuncia por voluntad propia a su empleo, sin atribuirle falta alguna al patrono), entonces no le corresponde auxilio de cesantía, pues se trata de una indemnización para quien pierde o lo sacan de un empleo, pero no para quien renuncia voluntariamente.

En cuanto al preaviso –que es la otra parte de las prestaciones laborales –, el trabajador renunciante se lo debe a su empleador, aunque en la práctica los empleadores no siempre lo reclaman.

martes, 15 de noviembre de 2011

Carta a Sonia Pierre / Pedro Domínguez Brito

Carta a Sonia Pierre / Pedro Domínguez Brito

Por Pedro Domínguez Brito
12 de Oct 2011 12:00 AM

Hola, señora Pierre. Le escribo para expresarle que no me siento bien con usted. Apoyo a los que luchan contra las injusticias, la discriminación y las desigualdades que atropellan la dignidad humana, siempre y cuando se actúe con la verdad y no motivado por rencores, frustraciones o asuntos particulares.
Me dicen que usted es dominicana, aunque, excúseme si la ofendo, dudo que lo sea de corazón. Si usted venerara a nuestros héroes, amara nuestros símbolos patrios, sintiera el merengue y disfrutara un sancocho, no andaría por el mundo intentando desacreditarnos como nación. Eso es traición.
Los verdaderos dominicanos reconocemos nuestros problemas, expresamos nuestros desencantos sin tapujos, pero lo hacemos entre nosotros mismos, porque cuando está presente algún extranjero, no permitimos que hablen mal de nuestro país, al que defendemos con uñas y dientes y lo catalogamos entonces como el mejor lugar del planeta. Esa es nuestra idiosincrasia. Usted lo hace al revés: aprovecha los escenarios internacionales para humillarnos, para acusarnos de racistas, para decir embustes, lo que demuestra, además, una alta dosis de cobardía.
Usted quiere enfrentamiento, no compartir en paz. Por ello le duele que miles de haitianos estudien en nuestras universidades, donde se destacan por su buen comportamiento, todo en un ambiente de armonía con sus hermanos dominicanos. A usted le atormenta que los haitianos, aun sean ilegales, tengan los mismos derechos laborales que los dominicanos, algo que no sucede con los ciudadanos “sin papeles” de los países que a usted la apoyan económicamente.
A usted le incomoda que un alto porcentaje de las mujeres que dan a luz en nuestros hospitales sean haitianas y que las atiendan igual que a las dominicanas, como debe ser. Lo mismo ocurre en los comedores económicos, donde la mayoría de los que se alimentan subvencionados por el Gobierno dominicano son haitianos.
A usted le sabe a rayos que dominicanos y haitianos convivamos tranquilos, pues son pocos los pleitos entre nosotros, partiendo de la cantidad de haitianos que habitan aquí. No existen dos pueblos fronterizos tan distintos y que tengan tan buena relación como los nuestros. Usted solo hace discursos en Washington, cómodamente, pero en la realidad no suda trabajando para que los haitianos vivan mejor (lo que también debería hacer con los dominicanos, dizque sus compatriotas). Bien lo canta Silvio: “Desde una mesa repleta, cualquiera decide aplaudir la caravana en harapos de todos los pobres”.
Usted, con sus burdas imputaciones, no pretende mejorar las condiciones de los haitianos en nuestra tierra, lo que usted busca es promover la división y el odio entre haitianos y dominicanos, algo que no logrará. Usted no es buena dominicana. Me avergüenzo de usted. Y perdone de nuevo.
El autor es abogado
pdominguez@dominguezbrito.com

martes, 8 de noviembre de 2011

+ Consultas en Materia Laboral (Renuncia)

Publicado por el periódico Hoy

8 Noviembre 2011, 12:04 AM
CONSULTORIO LABORAL

Escrito por: DR. CARLOS HERNÁNDEZ CONTRERAS
Especialista en derecho laboral

Tenía un empleado, y le di vacaciones. Durante las mismas comenzó a trabajar en otra empresa, y me llamó diciendo que no vuelve más a la empresa. ¿Qué debo hacer con respecto a las prestaciones laborales?

Comunique una carta al MT diciendo eso mismo: Que él presentó su renuncia verbalmente, y dijo que ya tiene otro empleo y no piensa retornar al trabajo.

Legalmente, un empleado no está obligado a presentar por escrito su renuncia (desahucio). La ley obliga al empleador que ejerce el desahucio, a hacerlo por escrito. En cambio, el trabajador cumple con la ley comunicándolo verbalmente (Art. 77 del CT).

Adicionalmente, usted debe darle de baja en la Tesorería de la Seguridad Social (TSS) y ahora también hay que hacerlo a través del SIRLA, Sistema Integrado de Registros Laborales del MT, utilizando el formulario DGT-4 o formulario de cambios en personal fijo.

En cuanto a las prestaciones laborales (preaviso y cesantía), a ese empleado no le corresponden, pues él es quien ha renunciado (ejerció desahucio). No obstante, a él si hay que pagarle los llamados derechos adquiridos (proporciones de regalía pascual, vacaciones y bonificación)

Para el pago de esos derechos usted no tiene que (ni le conviene) hacer una oferta real de pago seguida de consignación en la DGII –como muchos piensan– pues el impago de los derechos adquiridos no está sujeto ni al plazo de 10 días previsto para las prestaciones laborales, ni al recargo de un día de salario por días de retardo en el pago, que prevé el Art. 86 del CT.

Para pagar esos derechos adquiridos sugiero: (1) tratar de contactar por teléfono e email al ex empleado para que pase a recoger su dinero; (2) sino pasa, y deja transcurrir un plazo de 3 meses, cancele los cheques, pues habrá prescrito del derecho a reclamar esos derechos; (3) si dentro de esos 3 meses, surge una demanda, pagar el dinero, sea en audiencia de conciliación, o sea antes, en manos del abogado.

Otra opción (que no recomiendo) es hacer una oferta real de pago y consignación en DGII. Pero eso implicará, necesariamente, apoderar un tribunal para validar el pago, y echar un pleito de varios años con el ex empleado.

martes, 1 de noviembre de 2011

+ Consultas en Materia Laboral (Varias)


Publicado por el Periódico Hoy
31 Octubre 2011, 11:04 PM
CONSULTORIO LABORAL

Escrito por: DR. CARLOS HERNÁNDEZ CONTRERAS
Especialista en derecho laboral

1. Gracias a un aporte de un lector –la DIDA– nos permitimos rectificar nuestra respuesta publicada el 11 de octubre 2011, ante la siguiente pregunta: “Cuando el empleado se ausenta por enfermedad, y su médico le da una incapacidad por varios días ¿debe la empresa pagarle esos días o cual es el procedimiento que se hace con el empleado?”

El subsidio por enfermedad común que corresponde al trabajador “es el equivalente al 60% cuando la atención es ambulatoria y 40% cuando fuere hospitalaria, tomando como salario base el promedio de la suma de los últimos 6 meses devengados por el trabajador, hasta un tope de 10 salarios mínimos nacionales” (Art. 131 de Ley 87-01 y normas complementarias). Habíamos afirmado, erróneamente, que el empleador “le pagará al empleado su salario como lo hace habitualmente.”

Un formulario de solicitud del subsidio de enfermedad común “debe ser solicitado por el empleador por medio del Sistema Único de Información y Recaudo (SUIR) a través de su acceso como empresa, o en su defecto, el empleado podrá gestionarlo de forma directa ante la SISALRIL, presentando la documentación que avale el diagnóstico que padece.”

“Para ser beneficiario de este subsidio, se debe cumplir con 12 cotizaciones al sistema dominicano de seguridad social (SDSS) y la discapacidad debe sobrepasar los 3 días; en caso de que la incapacidad del empleado sobrepase las 26 semanas, debe tramitar su solicitud de pensión por discapacidad ante la institución en donde figure afiliado (AFP, Autoseguro o INABIMA)”

2. ¿Es un motivo de dimisión que el empleador no tenga a sus empleados asegurados por conceptos de seguro médico, riesgo laboral y pensión? y ¿cuál es su base legal?

La jurisprudencia (precedente judicial de la Suprema Corte de Justicia) ha establecido que el impago de las cotizaciones de la Seguridad Social constituye una falta a las obligaciones sustanciales del contrato que justifica la dimisión, y por tanto es una violación al Art. 97.14 del CT: 3ª SCJ 3 febrero de 1999, B.J. 1059, Página 410; 3ª SCJ 12 Sep. 2001, B.J. 1090, Pág. 672; 3ª SCJ 24 Abr. 2002, B.J. 1097, Página 802).