Un desastre llamado deslinde

12 Agosto 2013, 6:46 PM
Un desastre llamado deslinde
Escrito por: Elías Brache (eliasbrache@gmail.com)
Aún recuerdo cuando recién graduado caminaba por los pasillos del tribunal de tierras, en diligencias de audiencias, condominios, títulos y cuántas cosas relativas a la materia inmobiliaria.

Aquello era de espanto, un personal poco calificado, un macuteo constante, instalaciones en pésimas condiciones, en fin, todo el que vivió aquella época sabe de lo que hablo.

Pero, ¿saben qué? uno resolvía.

Pasó el tiempo, y a pocas semanas de nombrado el flamante presidente de la Suprema Corte de Justicia, éste tuvo la valentía de decir lo que todos sabíamos, que después de pagar una asesoría de organismos internacionales y derrochar miles de millones, el sistema inmobiliario es una plasta de aquello.

Peor aún, transcurrido ya un buen tiempo de esa declaración, sigue igual o peor.

¿Cómo es posible que después de tantas computadoras, tantos pasillos y cristales lavaditos, parqueo techado y cuántos blufs mas, para que una persona pueda disponer de lo que es suyo, tenga que estar esperando por un “deslinde”?

¿Qué a qué me refiero? No se trata de desconocer el proceso necesario en sí para delimitar una propiedad, sino que a millones de dominicanos se les coloque una camisa de fuerza para realizar operaciones comerciales con lo que es suyo.

¿Es que acaso los funcionarios encargados de velar por el buen funcionamiento de la economía, de los bienes, de las operaciones inmobiliarias, no han escuchado los cientos de casos en que un negocio se frustra porque “no tiene o no le ha salido el deslinde”?

¡Pero carajo! ¿Y es que nadie tiene cerebro para idear un mecanismo que permita realizar cualquier transacción con un inmueble en lo que se solicita o sale el dichoso deslinde?

Por favor, no me hablen de que eso es lo que manda la ley porque todos sabemos que cuando a algo se le quiere buscar la vuelta se le busca, además, no me parece una tarea de genios plantear salidas.

¿Acaso una declaración de conformidad de los colindantes no resolvería y punto? Ah no, que debe haber audiencia… ah no que aquello, que un agrimensor (90% bandidos), que catastro, que de seis meses a un año, etc. ¡Por Dios! ¿A dónde se fue el sentido común?

Desde las instituciones financieras que no te prestan, pasando por historias de deslindes que llevan años en el proceso y no salen, conozco incluso historias de familias que están sometidas a chantaje, pues luego de acordar un negocio inmobiliario, el comprador alega que sin deslinde no salda el pago del inmueble, ¡pero es él mismo que lo bloquea!

Dejen de cobrar un cheque sin usar las neuronas y busquen una salida a este pernicioso y frustrante proceso que tantos dolores de cabeza le da a millones de dominicanos.

Estamos en plena época de crisis y resolver aberraciones como ésta ayudarían a aligerar la presión que posee el estado para que se dinamice la economía; el mismo estado que emitió un título o constancia, o como quiera llamarle, y que constitucionalmente está obligado a garantizar el derecho de propiedad, ahora vulnerado, condicionado, y limitado por el propio estado, a un procedimiento accesorio.

La actividad inmobiliaria no puede estar a merced de un desastre llamado deslinde.

Por: El Periódico EL DIA

Comentarios

Entradas populares de este blog

Las Trabajadoras Domésticas. Beneficios conforme con el código de trabajo Rep. Dom.

REQUISITOS CERTIFICADO DE VIDA Y COSTUMBRE

Violaciones más frecuentes al Código de Trabajo dominicano