Cuide su historial crediticio

Cuide su historial crediticio:

PortadaEconomía

Cuide su historial crediticio

 

Manuel Angel Fernández | ACTUALIZADO 13.02.2013 - 9:54 pm

 
Su historial crediticio es su carta de presentación desde el punto de vista financiero. Ahora que se ha logrado que cada ciudadano tenga el derecho de acceder gratuitamente a su reporte crediticio, es importante crear conciencia sobre la utilidad de este servicio. Un buen historial le abrirá muchas puertas, sobre todo si es usted un emprendedor, de lo contrario se le cerrarán.
   
 Es increíble la cantidad de personas que “pululan” por el entorno comercial con un historial pésimo sin ningún tipo de pudor. La fama de “malapaga” es quizás una de las etiquetas sociales más perjudiciales para cualquier persona. No sólo por el hecho de que le nieguen un préstamo, sino que dicho historial deja mucho que desear de su integridad y responsabilidad.
    
Cuando las entidades de intermediación financiera están evaluando conceder algún tipo de crédito, realizan un análisis de capacidad de pago del solicitante, pero también indagan sobre su historial en su reporte de crédito. En nuestro país tenemos dos bureaus de crédito Datacrédito y Transunion. 

Cada institución financiera evaluará su comportamiento de pago para verificar si usted es una persona con un historial potable para asumir una facilidad crediticia, ya sea un financiamiento,  una tarjeta o un crédito comercial.
    
Sin embargo, existen algunas situaciones que estas entidades no ven con buenos ojos de su reporte de crédito. El más importante es si usted presenta atrasos considerables en sus compromisos existentes. Un reporte de crédito con atrasos considerables y frecuentes ahuyentará a los bancos y a las empresas comerciales.             

Nadie en su sano juicio otorgará un préstamo a una persona que tenga su reporte crediticio como un “arbolito de navidad” (números en rojo por todos lados).
    
Algo que los bancos toman muy en cuenta es la cantidad de créditos que un individuo maneja al mismo tiempo. Es de preocupación para ellos el nivel de endeudamiento de los solicitantes, pues entienden que un préstamo adicional afectaría la capacidad del pago del deudor. Así mismo, el monto de los préstamos tomados suele crear desconfianza ya que cantidades exorbitantes pueden salirse de control en cualquier momento.
    
Por otro lado, a los bancos no les gustan aquellas personas que toman préstamos con exagerada frecuencia y al mismo tiempo, pues refleja nerviosismo y desesperación por la obtención de dinero. También es motivo de duda si el cliente suele ser garante de otras personas, ya que si estas fallan tendrían que asumir ese compromiso ineludiblemente. Algo que muchas personas desconocen, es que si son garantes de otras, saldrán “igualitos” en el reporte crediticio.

Por otro lado, es lógico que si el reporte presenta un deudor que ha tenido que reestructurar su deuda a través de un plan de pagos, o peor, está anegado a un proceso legal de cobro compulsivo, la no aprobación de un nuevo crédito será un hecho. 
    
Así mismo, una persona que maneja varias tarjetas de créditos, digamos cuatro o más, debe saber que su capacidad de planificación y repago de las mismas debe ser perfecta, ya que administrarlas al mismo tiempo es como nadar en aguas profundas, al menor descuido puede hundirse hasta el fondo.
    
Manténgase siempre vigilante de su historial en el reporte de crédito, pues el mismo es como un seguro que le permitirá acceder a recursos cuando por alguna razón los necesite. Honre siempre sus compromisos financieros, si se salen de su control, trate de consolidar deudas, que aunque no solucionan el problema, por lo menos lo alivia.     El reporte de crédito es un resumen generalizado de su vida financiera, y como tal si es poco austera y desorganizada, nadie creerá en usted. 

www.consultoriaenfocada.blogsport.com
manuel_fdez@yahoo.com

(Via La Información)

Comentarios

Entradas populares de este blog

Las Trabajadoras Domésticas. Beneficios conforme con el código de trabajo Rep. Dom.

Muchas veces nos preguntamos, porque no nos toman en serio?

Violaciones más frecuentes al Código de Trabajo dominicano